viernes, 11 de agosto de 2017

Cura habría asesinado al monaguillo en la casa parroquial de Santo Dgo. Este


Cura habría asesinado al monaguillo en  la casa parroquial de Santo Dgo. Este


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El asesinato a martillazos y puñaladas del joven Fernelis Carrión se produjo en la casa parroquial de la iglesia Santa Cecilia, en Santo Domingo Este, según habría confesado a la Policía el sacerdote Elvin Taveras, acusado de este crimen.
Según una información extraoficial, el religioso habría revelado que mantenía desde hacía tres años una “relación sentimental” con el joven y que el día del crimen hubo acalorada discusión entre ambos, la cual degeneró en un forcejeo.  Durante el mismo el sacerdote propinó al joven un fuerte golpe en la cabeza,  con un martillo.
La discusión que provocó el desenlace fatal ocurrió el viernes 4 de agosto, cuando Fernelis exigió al cura RD$80,000 y éste apenas le entregó RD$4,000.
Taveras sostuvo que Fernelis desde hacía dos meses le exigía dinero, bajo amenaza de que si no lo hacía él publicaría fotografías intimas de ambos.  Durante este lapso, alegó, llegó a entregarle RD$190 mil.
Esta suma, de acuerdo a lo revelado, le fue entregada a este último en dos partidas: una de 180 mil pesos y otra de 10 mil.  El sacerdote también prometió  RD$180 mil más cuando el joven formateara el celular que contenía las fotos.
Los hechos
Carrión Saviñón llegó el 4 de agosto en la mañana a la residencia del sacerdote, ubicada en la calle Santa Cecilia del sector Los Rosales, frente a la parroquia Santa Cecilia, en un taxi pagado por el cura.  El taxista que llevó al menor dijo que Taveras Durán le pagó RD$300 y vio que la víctima y el imputado entraron de manera apresurada a la residencia.
El homicidio habría sido cometido alrededor de las 10:00 a.m. El cura envolvió el cadáver en manteles de la iglesia,   lo echó en un tanque y lo llevó en su vehículo hasta los matorrales de Bayaguana.
El Ministerio Publico indica que el cadáver del menor de edad fue encontrado alrededor de las 5:30 de la tarde de ese mismo día en la carretera que conduce a Guerra-Bayaguana, específicamente en el paraje Yabacao, con herida cortante en el cuello y herida punzante en el lado derecho de la espalda, pero que en ese momento se desconocía la identidad de la víctima.
Había comentado caso a un hermano
Un mes atrás el cura le externó a un hermano su preocupación porque “había un muchacho que lo estaba presionando y amenazándolo”, pero éste no le dio la menor importancia.
“El me dijo eso como dos veces mientras yo lo recortaba, y yo no le puse mucha atención porque no creía que era una cosa grande hasta ahora que me di cuenta de lo que pasó; porque usted sabe que el Diablo ciega a la gente, y por eso digo que el Diablo me cegó a mí también”, dijo ó Rafael, el hermano barbero del sacerdote, en entrevista que concedió al periódico Hoy.
Familia numerosa, humilde y cristiana
 Al fondo de un callejón, en uno de los populosos barrios de esta capital, está la humilde vivienda donde Elvin se crió con su familia. Es el séptimo de 12 hijos procreados por los esposos Enrique Taveras y Graciela Durán.
Allí se encontraban ayer junto a su madre, algunos de sus hermanos
Elvin es descrito por sus familiares como una persona introvertida, inteligente, estudioso y muy respetuoso desde niño. Instruido por su padre en la religión, terminó el bachillerato.
“Mi hermano fue siempre un niño obediente, con un comportamiento excelente en la casa, en la iglesia; era un espejo transparente, él era el orgullo de nosotros, por eso este hecho ha consternado a toda la familia, nosotros estamos totalmente destrozados porque no esperábamos eso de mi hermano”, dijo Juana, la segunda hermana mayor que lo crió.
FacebookTwitterLinkedInGoogle+CorreoImprimirWhatsApp
Investigación continúa
Aunque la instancia en la cual el juez, Julio Aybar, de la Oficina de Atención Permanente, se basó para imponer la prisión no habla de golpes en la cabeza, la dirección de comunicaciones de la Procuraduría informó que la víctima presentaba “dos martillazos contundentes en la parte de atrás de la cabeza”.
Olga Diná Llaverías, fiscal de Santo Domingo Este, dijo que están haciendo su propia investigación, debido a que se trata de un caso “bastante complejo” y no descartan la participación de otras personas, así como otros escenarios.
“Por estos momentos, la confesión no representa un elemento probatorio, por eso el Ministerio Público tiene que agenciarse su propia prueba de manera legítima, conforme establece la ley y haciendo las diligencias de investigación pertinentes que también permita la ley. En estos momentos simple y sencillamente presentamos un caso con los elementos que presenta el Ministerio Público”, dijo Diná Llaverías.
Aunque en los últimos días se ha manejado la tesis de que Taveras Durán había estado abusando sexualmente del menor, la Fiscalía no ha determinado los cargos a imputar, ya que no se limitará a investigar el asesinato, sino que también se extenderá a todos los escenarios, informó la fiscal.
“En este momento no podemos hablar de pena, ustedes saben que el proceso penal tiene tres fases, (…) nosotros, al igual que la familia, necesitamos y queremos, como Ministerio Público, como sociedad, la pena máxima ante un hecho como este”, argumentó.
Describió que por el momento se han presentado elementos de prueba que vinculan al clérigo con el hecho a los fines de la imposición de medida cautelar, pero que la responsabilidad del Ministerio Público es presentar no sólo un elemento sino todas las pruebas necesarias para tener una acusación fuerte.
El padre de la víctima dijo sentirse satisfecho con la prisión y espera que sea condenado a pena máxima.
sp-am
Fuentes: Periódicos LISTIN, HOY y DIARIO LIBRE

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario